Presión arterial baja (Hipotensión)

Al contrario que la hipertensión, la hipotensión no es potencialmente mortal y no causa otras enfermedades potencialmente graves. Ayuda a protegerse frente a muchas enfermedades cardiovasculares, como el infarto de miocardio o el ictus.

No obstante, las personas con presión arterial baja (hipotensión arterial) también pueden presentar síntomas, que les pueden hacer sufrir mucho algunas veces: mareos, trastornos de la concentración y cansancio pueden ser posibles síntomas. Además, puede resultar afectado el rendimiento mental. Las personas sanas que tienen la presión arterial baja pueden tener problemas de concentración y reaccionar más lentamente.

La denominada hipotensión primaria (esencial) es la forma más frecuente de presión arterial baja y no está clasificada como enfermedad. Se produce principalmente en mujeres jóvenes, en particular, si la característica es un rasgo familiar.

Básicamente, la presión arterial baja es un simple valor medido y no una enfermedad. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha definido una presión arterial inferior a 100/60 mmHg en mujeres e inferior a 110/70 mmHg en hombres como presión arterial baja (hipotensión arterial). Sin embargo, la aparición de estos síntomas con estos valores depende de cada persona. Las personas especialmente sensibles también pueden sufrir mareos y sensación de mareo con valores más altos.